​Nivaldo Pérez: una hazaña frente al bate de aluminio

  Por: Duanys Hernández Torres  

En el antiguo central José René Riquelme de Quemado de Güines en Villa Clara vive un hombre que concretó la primera gran hazaña de un lanzador cubano frente al bate de aluminio.
Nivaldo Pérez no ha perdido la frescura del guajiro campechano que disfruta junto a sus amigos lo mismo de una buena partida de dominó que discutiendo de pelota, porque Nivaldo todavía lleva la pelota en la sangre y la sufre como si estuviera encaramado en el box.

— ¿Cómo llegas a las series nacionales?
— Llegue por la pirámide. Lancé en un campeonato juvenil, ingresé en la academia, después hice el equipo Azucareros en una serie especial, Arroceros, una nacional juvenil con Las Villas y después llegué al equipo Villa Clara.

— Tuviste el privilegio de formar parte del primer equipo Villa Clara en Series Nacionales

— Formé parte de ese equipo y recuerdo que debutamos en el Sandino frente a Ciego de Ávila y ante el difunto Omar Carrero. Ganamos tres carreras por cero.

— No se habla mucho de otra curiosidad histórica que ostentas. Ganaste el primer juego de pelota efectuado en el estadio Calixto García de Holguín.
El equipo estaba para Pinar del Río. Me había hecho un esguince en un pie y llevaba trece días con un yeso puesto, y por esos días me lo había quitado. Estaba en el Sandino, me recogieron y por el camino Eduardo Martín Saura, el director del equipo, le dijo al médico: -Compra una tobillera y una venda elástica- Pensé: -Eso no puede ser para mí si hace 13 días que no hago nada-.
Y cuando llegamos a Holguín me dijo –El hombre eres tú. Le respondí: -Cuando te haga señas me quita que es que no puedo más. Empecé a lanzar y caminé hasta el octavo inning.
Lo dejé una a cero y recuerdo que el primer hit que se dio en ese estadio lo dio Valentín León y fue el que anotó la única carrera del juego que le hicimos a Rafael Castillo.

— ¿Cómo se concretó la gran hazaña del primer no hit no run con bate de aluminio?

— Fue el 28 de marzo de 1979 en el Sandino un miércoles, y en la Serie Selectiva. El día antes habíamos entrado de pase y Martín me dijo que al otro día lanzaría yo.
Me preparé y desde que calenté sabía que estaba muy bien. Empecé a caminar el juego y en el octavo inning me di cuenta que no me habían dado hit todavía. Llegué al banco y Martin me dijo. -¿Tú sabes lo que tú estás haciendo?-. Le dije: 

-Sí, voy a guapear a ver si meto el no hit no run-.
Me dijo: -Ese es el primero en Cuba. Pelea para que lo hagas. En el noveno inning venían los tres bateadores más difíciles de Camagüey: Eusebio Cruz, Anselmo Hernández y Felipe Sarduy y fue la entrada más fácil que retiré.
Cuando se acabó el juego se cayó abajo el estadio. El equipo me ayudó mucho en ese juego. Contaba con una constelación de estrellas con Pedro José Rodríguez, Víctor Mesa, Antonio Muñoz, Lourdes Gourriel, Amado Zamora. Solo se me embasó en el octavo inning el receptor Máximo Pérez que le pegué una pelota y el árbitro entendió que lo había rozado si no es juego perfecto. Esa fue tu mejor serie.

— Tuviste balance de 9-0, lanzaste para 0,86 con dos lechadas y tuviste una buena selectiva. ¿Por qué no hiciste el equipo Cuba?

— Estuve en la preselección rumbo a los Panamericanos de Puerto Rico hasta el último momento pero no hice equipo. Aquello era una constelación de buenos lanzadores. Pinar del Río solamente tenía a cinco lanzadores de primer nivel: Rogelio García, Julio Romero, Juan Carlos Oliva, Félix Pino y Jesús Guerra. Estaban Omar Carrero y Braudilio Vinent. Era muy difícil hacer el equipo Cuba.

— ¿Por qué tuviste tan poco tiempo en Series Nacionales?
Lo mismo me utilizaban de relevo que de abridor y me sentía el brazo cansado pero nunca decía que no. Un día en Cifuentes lanzando frente a Industriales ganaba 3-2, en la sexta entrada tiré dos pelotas y no llegué a home.
Le dije a Martín que me quitara. Estuve dos años sin lanzar y regresé en el 85 pero ya no era el mismo. Dije no juego más pelota para que después se rían de uno cuando no pueda sacarle outs a los que le sacaba fácilmente. Se me rajó el nervio cubital.

— Fuiste afortunado en con varios títulos en tan corto tiempo…
Gané una serie nacional con Villa Clara en 1983 y tres series selectivas con Las Villas. La más impresionante fue la Selectiva de 1978 que decidimos ante Rogelio García en el Latinoamericano y Cheíto le dijo a Misifú el cargabates: Recoge que nos vamos y le dio jonrón a Rogelio.

— ¿Qué hiciste después del retiro?
— Me mantuve tres años atendiendo el picheo en la reserva y después fui entrenador de picheo en la Liga Azucarera y decidí no estar más en el deporte.

Actualmente laboro en el central «Panchito Gómez Toro» vinculado a la industria azucarera.

— ¿Por qué la Liga Azucarera ha perdido tanta calidad?
Las máximas autoridades de los centrales no le ponen interés. Los peloteros están desmotivados. La desactivación de tantos centrales hacen que se eliminen muchos equipos y eso influye considerablemente.

— ¿Por qué el picheo actual muestra tantas lagunas?
Hay que trabajar en las deficiencias de cada lanzador. Y se arrastran esas deficiencias. Los entrenadores no trabajan en base a esos errores que traen los lanzadores porque aquí existen buenos lanzadores que pueden sobreponerse a momentos difíciles.

— Mi última pregunta no podía ser otra a un pelotero que vivió la generación dorada del béisbol. Nivaldo mira hacia un lado y contesta con la sinceridad que lo caracteriza. ¿Cómo ve la salud del beisbol cubano actual?
No está buena. Veo algunos prospectos pero no veo esas figuras importantes que existían en nuestra época. Aquello era una maquinaria. Se dirigía solo el equipo. Ahora hay que organizarlos, dirigirlos, en ocasiones enseñarlos.
Llegan al equipo Cuba un año y ya piensan que tienen a Dios cogido por la barba y no es así. Hay que seguir trabajando.
La sequía termina la entrevista. Nivaldo no tiene agua en su hogar y está pendiente de la pipa para llenar los tanques. El pozo de su casa se agotó como los lanzadores de calidad en la pelota cubana actual.

ESTADÍSTICAS DE NIVALDO PÉREZ:

SJ-5 / JL-61 / JC 36 / JR 15 / JG 25 / JP 21 /PRO 636 /  L 7  / JS 1 / INN 284.0 /BE 1076 / H 1024 / AVE 263 / PCL 3.07
Leyenda: SJ (Series Jugadas), JL (Juegos Lanzados), JC (Juegos Completos), JG (Juegos Ganados), JP (Juegos Perdidos), PRO (Promedio de victorias), L (Lechadas),  INN (Entradas lanzadas), BE (Bateadores enfrentados), H (Hits),  AVE (Promedio de bateo de rivales enfrentados), PCL (Promedio de carreras limpias)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s