Lanzador cubano en dura carrera para salir de la oscuridad con los Piratas de Pittsburgh

Por Jorge Ebro 

Los Piratas firman a oscuro lanzador cubano. Sin que le falte una letra y mucho menos sin dobles intenciones, este fue el título de un sitio especializado de béisbol en Pittsburgh para anunciar el acuerdo del club con Danny Hernández.

Después de todo, Hernández no aparecía en los listados de los grandes agentes libres cubanos, ni los expertos de Baseball America perdieron tiempo en reseñar sus dotes en el montículo. Para la gran prensa del país, Hernández era y es un misterio.

“Lo entiendo perfectamente y sé que he sido una especie de descubrimiento”, comentó desde Bradenton, sede primaveral de los Piratas. “Me toca a mí hacer todo lo posible por renacer delante del equipo y de todo aquel que no me conoce”.

Con poco más de dos temporadas con el Cienfuegos, balance de 6-2 y efectividad de 3.70, Hernández no era de los que robaba titulares, pero decidió salir a buscar fortuna como otros antiguos compañeros de equipo en las Series Nacionales.

Hernández había tenido amistad con José Abreu, Yoan Moncada y Bárbaro Arruebarrena. Sabía de sus contratos y se dijo a sí mismo que valía la pena probar suerte fuera de Cuba, con la única garantía de la fe en Dios.

Y así salió en el 2014 rumbo a Haití, con destino a la República Dominicana.

“No quiero hablar de todas las experiencias por allá, algunas no fueron las mejores, los cubanos no la tenemos fácil”, comentó el lanzador de 25 años. “Por momentos me desesperaba, porque veía que pasaba el tiempo, pero luego me ponía fuerte y continuaba trabajando”.

Cuando parecía que todo estaba perdido aparecieron dos hombres en el horizonte que le devolvieron la confianza y elevaron sus condiciones: Maels Rodríguez y Rolando Arrojo, quienes trabajaron con él en todos los aspectos del pitcheo.

Poco a poco, Hernández fue alcanzando un nivel superior al que trajo de Cuba y en uno de los showcases los Piratos mostraron gran interés. Al final, fueron tres las demostraciones para los bucaneros, que decidieron firmarlo con un bono de $30,000.

“Su nombre no dice mucho ahora, pero te aseguro que posee una recta de 94 millas, un slider y una sinker”, apuntó Arrojo, quien fuera estrella en la isla y sumara cinco temporadas en las Mayores. “Material hay para trabajar. Si él pone de su parte, nada es imposible”.

Pittsburgh ha sido una de las franquicias menos involucradas en el mercado cubano y de las menos exitosas dentro del mismo. Habría que remontarse a Yoslán Herrera, el infortunado -por su muerte como parte de un doble homicidio en febrero del 2015 en Miami- Serguey Linares, y algunas mínimas experiencias más para encontrar algo en este sentido. Nada para recordar.

¿Podrá Hernández dejar una huella con los Piratas?

“El cambio es brusco, porque los sistemas de entrenamiento no tienen nada que ver con los de Cuba, pero voy a poner todo de mi parte para que el equipo vea que no se equivocó conmigo”, aseguró el de Cienfuegos. “Sé que por ahora mi nombre no significa mucho. Espero más temprano que tarde salir de esa oscuridad”.


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/deportes/beisbol/article146547404.html#storylink=cpy


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/deportes/beisbol/article146547404.html#storylink=cpy


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/deportes/beisbol/article146547404.html#storylink=cpy


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/deportes/beisbol/article146547404.html#storylink=cpcy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s