A Dihígo, la demorada inmortalidad

martin-dihigo

Por

Todavía está incompleto el panteón de los dioses beisboleros de Cuba. Persisten las leyendas, sobreviven las transgredidas exaltaciones a un salón de la fama propio, la memoria por invocación… Pero en medio de las desestimaciones del cambiante contexto, Cruces apuesta por un altar de culto al Inmortal, al siempre grande más allá del olvido, Martín Magdaleno Dihígo Llanos.  

El amor de una mujer lo dejó a la mitad de camino entre las dos ciudades más importantes de la región, cuyos nombres defendió en su chamarra: Santa Clara y Cienfuegos. Un flechazo a primera vista, allá por el lejano 1927, lo acercó a estas tierras de molinos al mejor jugador del béisbol criollo en todas sus épocas. El próximo 20 de mayo se cumplirán 46 años de su desaparición física y en el lugar donde descansa, decidieron recordarlo con altura esta vez.

“Entre las actividades conmemorativas por la efeméride está la construcción de un monumento en el parque con dos tarjas, junto al banco donde acostumbraba a sentarse, explica Luis Orlando Romero González especialista del museo municipal de Cruces. Para ello contamos con el apoyo incondicional del Centro Provincial de Patrimonio Cultural y la colaboración de la peña homónima, El Inmortal.

“También pretendemos intervenir en el banco, añade Romero González. Queremos diferenciarlo de los demás al pintarlo con los colores de la bandera, por lo cual hacemos un llamado a los pobladores a contribuir con su conservación y cuidado”.

Quizá sea este uno de los intentos más osados por homenajear a un pelotero en un espacio de tamaña relevancia social a lo largo de la Isla. Constan otras muestras de veneración, como la de Alejandro Oms nombrando una calle en su natal Santa Clara y el mismo Dihígo, en la avenida que conduce al estadio Victoria de Girón. Sin embargo, era casi pecaminoso juntarlos con otros próceres, cuando su legado exigía un acto de justicia.

Al escultor rodense Orestes Chávez Cueto, con experiencia en inscripciones similares en los cabildos de Palmira y Lajas, así como el centenario del natalicio Samuel Feijoó, correspondió el reto. Sus manos pulieron el metal y la piedra a perpetuarse sobre un pedestal sobrio, mortal; mas no por ello carente de significados.

“Las tarjas están compuestas por bronce pulido, mármol blanco de carrara y fundición de sama, detalla. Si diera una interpretación artística, la parte del bronce está bien pulida simulando un espejo, donde las nuevas generaciones de atletas podrán mirarse en el reflejo de uno de los extraclases de nuestro país. El mármol de carrara, de color blanco, alude a la ausencia de esteroides y anabolizantes en esa época; por tanto, hablamos de un hombre de talento limpio. Y con la parte de sama, un poco más oscura, aludimos al racismo imperante en aquel tiempo, el cual lo privó de jugar en Grandes Ligas. En lo personal, como fanático al béisbol, me siento muy honrado de tener la responsabilidad de esta obra”.

Considerado el más versátil entre las estrellas de las ligas de color, Martín Dihigo Llanos jugó,  la mayor parte de su carrera, en las temporadas de verano e invierno. Obtuvo más de 260 victorias como pitcher, y cuando no estaba en la lomita ocupó posiciones en el cuadro y en los jardines. Su promedio de bateo sobrepasaba los .300 ave, también fungió como manager siendo jugador y una vez retirado. Dihígo es el único pelotero cubano presente en los salones de la fama de cinco países.
Considerado el más versátil entre las estrellas de las ligas de color, Martín Dihigo Llanos jugó, la mayor parte de su carrera, en las temporadas de verano e invierno. Obtuvo más de 260 victorias como pitcher, y cuando no estaba en la lomita ocupó posiciones en el cuadro y en los jardines. Su promedio de bateo sobrepasaba los .300 ave, también fungió como manager siendo jugador y una vez retirado. Dihígo es el único pelotero cubano presente en los salones de la fama de cinco países.

Además de este, existen otros intentos mucho más ambiciosos, y a más largo plazo, en pos de la trascendencia de Dihígo. “Hablamos de un conjunto de obras escultóricas y pictóricas en el estadio municipal, la tumba donde reposan sus restos y el banco del parque”, comenta el artista de la plástica Jesús Miguel Aguiar. “Se erigiría una escultura en bronce en el parque, otra de ferrocemento a tamaño natural en el estadio, así como la restauración total de su tumba. El proyecto se encuentra en la Asamblea municipal del Poder Popular desde febrero del año 2016, y no avanza mucho”. Si ya perdió la actualidad de esta celebración, solo esperemos no se prolongue hasta el próximo centenario…

De momento, con una fecha de conclusión y programa de inauguración a mano, continúan los trabajos en el pedestal del parque, no ajeno a los habituales pendientes de coordinación, encuentros, consensos, voluntades, disposiciones… Pero este 20 de mayo ya se anuncia como un hecho.

“Recibiremos a los peñistas de todo el país, alrededor de cuarenta personas, describe Luis Orlando Romero González especialista del museo municipal. Realizaremos una visita dirigida a nuestra sala especializada ‘Martín Dihigo El Inmortal’ pues para esa fecha, aunque no esté concluida la reparación del local, sí montaremos la sala. También tendremos una peregrinación al cementerio, para colocar una ofrenda floral en su tumba… Después, suponemos sea sobre el mediodía, inauguraremos el monumento”.

Dihígo nació en Matanzas, en 1906 y varias ligas, cubanas y extranjeras, disfrutaron de sus actuaciones por cerca de dos décadas. Fue el hombre más completo sobre los diamantes beisboleros, pues no solo jugaba todas las posiciones: se hacía imprescindible en ellas. No por gusto aparece en los salones de la fama de cinco países: Cuba, República Dominicana, México, Venezuela y los Estados Unidos. Tampoco son casuales los motes con los cuales lo inscribe la historia: el Inmortal, el Maestro, el Don.

“Una persona tan identificada con su pueblo como lo fue Martín Dihígo Llanos no puede quedar en el olvido, insiste Alfredo Santana Alonso, autor de la biografía del singular jugador. Los matanceros todavía estamos en deuda, los crucenses, también; pero creo se van resarciendo con esta idea. Queremos llevar la excepcionalidad de su figura a las nuevas generaciones de Cuba y fuera de ella, porque Dihígo es un atleta internacional, de los más completos y versátiles de todos los tiempos”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s