AD54, código cubano del jonrón

  

 

A alguien se le ocurrió la genial frase de que «el beisbol es una isla de actividad en un mar de estadísticas».

Lamentablemente no sé quién dijo tan colosal verdad. Lo que sí conocemos todos es que en esa ínsula, Alfredo Despaigne y su ya legendario número 54 se han convertido en la fórmu­la por la cual llegamos a los jonrones. AD54 es el código de las pelotas que ahora mismo vuelan por encima de las cercas de la actual temporada de la Liga Japonesa de Béisbol.

El granmense, nacido en Palma Soriano y que el próximo día 17 llegará a sus 31 años, despachó su cuadrangular número 16 de la presente campaña en ese circuito el pasado 3 de junio, con el cual llegó a la cifra cerrada de 70 jonrones en su paso por la exigente competencia y el 340 de su carrera. A propósito del hecho repasemos algunos detalles de sus cuadrangulares,  pe­ro más que eso lo que podría hacer en la todavía joven lid nipona de este año.

De esos 16 estacazos de vuelta entera, seis los ha recibido el equipo con el que debutó en ese béisbol y en el que estuvo por tres campañas, el Chiba Lotte; el es­tadio que más lo ha visto despedir la pelota es el de su actual plantel, el Yafuoku Dome de Fukuoka, con siete. Y siempre que sea jueves, las posibilidades de escuchar una nueva sinfonía granmense sobre las cercas de los estadios japoneses crecen, pues ese es el día que más jonrones ha dado en esta temporada, con un total de cuatro.

Nótese en las cifras que acompañan a estas líneas cómo AD54 ha ido escalando en esa liga, tanto que si mantiene su actual frecuencia de un jonrón cada 3,43 juegos, estaría pegando 25 más para cerrar la justa con 41 bambinazos. Si ocurriera así, se convertiría en el sexto jugador latino que logra 40 cuadrangulares o más en un torneo nipón, desde 1950.

Como se sabe, el calendario japonés se divide en dos segmentos, liga Central y liga del Pacífico. En el primero, solo dos latinos han alcanzado esa hazaña. El venezolano Roberto Petagine en 1999 disparó 44 y luego su compatriota Alex Ramírez despachó 44 en el 2003 y 49 en el 2010. En el del Pacífico lo han hecho tres jugadores, el cubano Orestes Destrade, dos veces, en 1990 con 42 y en 1992 con 41. En el 2002, el venezolano Alex Cabrera desapareció 55 pelotas, lo cual es récord para esta área de la justa, y el panameño Fernando Seguignol alcanzó 44 en el 2004.

El hombre que más veces rebasó los 40 jonrones en Japón fue el mítico Sadaharu Oh, con 13 de las 15 veces que fue líder jonronero. Hoy el récord de más batazos de cuatro esquinas en una temporada nipona está en poder de un conocido de la afición cubana, el fornido holandés Wladimir Balentien, quien en la campaña del 2013 descuartizó 60 pelotas.

AD54, el hombre que ya tiene marca de más cuadrangulares para un calendario cubano, lograda en la Serie 51, con 36, pasa por su mejor momento en la pelota japonesa. Anda ya por 49 impulsadas en esos 55 desafíos y actualmente encabeza el average de los latinos en la liga del Pacífico con 277, además de liderar el casillero de jonrones y remolcadas. A él le queda la alta cifra de 88 partidos, que si bien es un reto porque es difícil mantener el ritmo por tan largo periodo de tiempo, es también una oportunidad para que su fórmula siga siendo el código cubano del jonrón.

f0085817

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s