Los éxitos de Yonder Alonso, fruto del consistente enfoque a diario

Por Manolo Hernández Douen 

OAKLAND – Yonder Alonso experimenta una temporada de altos quilates que pudiera conducirlo al Juego de Estrellas que se celebrará en la ciudad que lo adoptó a los 10 años de edad como un niño proveniente de Cuba con muchos sueños, pero el primera base de los Atléticos de Oakland prefiere concentrarse a diario en hacerse un mejor pelotero.
Alonso, quien en el mes de mayo conectó más cuadrangulares (10) que en cualquiera de sus temporadas completas previas en la Gran Carpa, ha sido uno de los peloteros más consistentes de lo que va del 2017 entre todos los uniformados con la franela de los Atléticos.
Su combinación de poder con el jardinero izquierdo de ascendencia mexicana Khris Davis (33 jonrones entre los dos) es la máxima de la meca de la pelota en los actuales momentos.

“Creo que lo ha podido unir todo bien este año”, es la teoría del dirigente de los Atléticos, Bob Melvin, en torno al bateador zurdo nacido en La Habana. “Sé que trabajó bien duro entre temporadas y quizás parte de esa preparación fue tratar de elevar más la bola”.
Debutante en las Grandes Ligas con los Rojos de Cincinnati en el 2010, Alonso se ha caracterizado por ser un bateador de líneas que en muchas ocasiones se traducían en dobletes, como los 39 que disparó con los Padres de San Diego en el 2012, así que no debiera ser una enorme sorpresa que ahora, cuando tiene más experiencia y conoce mejor el pitcheo rival en su segunda campaña en la Liga Americana, pueda enviar esas fuertes conexiones por encima de la barda.
“Pienso que ahora la parte baja de su cuerpo finalmente está en sincronización con la parte superior”, es el análisis técnico de Melvin para tratar de acentuar la diferencia de poder que hay en el Alonso de hoy. “Ha insistido con la misma rutina y ha tenido éxito con ella. Eso le da confianza y pienso que la misma se ha multiplicado para él”.
Reconocido por ser un tremendo primera base a la defensiva, al punto de que que apenas fue superado en porcentaje de fildeo en la Liga Americana por Mitch Moreland – ahora con los Medias Rojas de Boston- en el 2016 en el Joven Circuito, Alonso trata de simplificar las cosas al preguntársele cómo se define como beisbolista en el 2017.

“Soy un pelotero que está enfocado, que está trabajando duro, que viene listo a jugar todos los días y que está compitiendo”, es el autoanálisis de Alonso. “Creo que son muchas cosas. Primeramente, es todo mental para mí. Después de eso, trato de mejorar en todos los aspectos del juego, no solamente en el bateo, sino también en la defensa y en otras cosas”.
Un observador imparcial pudiera imaginarse que brillar como bateador es simplemente pararse en el plato a exhibir las virtudes físicas innatas en ese jugador. Para Alonso esos batazos que ha pegado comienzan a producirse muchas horas antes de que arranque cada partido.
“Personalmente mi bateo es el ejercicio del swing, hacerlo repetidamente día a día, tratar de sentir todo lo quiero sentir cuando hago el trabajo temprano”, reveló el inicialista de 30 años de edad. “Después, no pienso en esas cosas, sino en cómo puedo ganarle al pitcher al que me voy a enfrentar”.
Tal es ese enfoque de Alonso en pulir su swing, que es probable que no se sienta del todo contento con tener un gran día en el plato si se ha dado cuenta de que en realidad no hace las cosas como las había planeado previamente.
“Debo seguir con mi rutina y estar enfocado, concentrarme en que me salga perfecto mi trabajo antes del juego”, definió el artillero zurdo. “Y cuando hago algo mal, trato de arregarlo rápido. Me han dicho que mientras tu trabajo esté bien antes del juego, no hay de qué preocuparse. Si tu trabajo no está bien y te vas de 4-4, hay que estar un poquito estresado. Sabemos que la suerte llega y se va”.
Incorporado a a los Atléticos el 2 de diciembre del 2015 en una transacción con los Padres en la cual estuvieron envueltos otros cuatro peloteros, Alonso saca a flote en el 2017 el gran talento que siempre ha estado allí. Fue el primer seleccionado por los Rojos en el Draft o reclutamiento amateur para las Grandes Ligas en el 2008. Solamente seis en total fueron tomados antes que el cubano, incluyendo a Eric Hosmer (3ro) y Buster Posey (5to), actualmente hombres de nivel estelar con los Reales de Kansas City y los Gigantes de San Francisco, respectivamente.

“Hay mucha gente que me ha ayudado, no es ahora solamente sino en toda mi carrera”, agradeció el otrora jugador de los Huracanes de la Universidad de Miami. “A lo mejor algunos están bien con solamente dar dobles. Para mí es tener la mente fuerte. No pienso en los jonrones, ni en lo que estoy haciendo individualmente. Trato de mejorar en todo lo que hago. Para eso estoy aquí. Para eso soy un profesional. Estoy joven y me siento súper bien física y mentalmente”.
Los dos primeros meses de la temporada han sido tan sobresalientes para Alonso que ya figura entre los principales candidatos a iniciar como primera base de la Liga Americana en la cita estelar de la Capital del Sol.
“Para mí sería bien especial, obviamente porque yo soy de Miami”, puntualizó Alonso. “Pero éso está lejos. Faltan varias semanas. Es algo que individualmente sería bien especial. Podemos hablar de esas cosas si pasan. Por ahora estaré enfocado en hoy y más nada”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s