Despaigne honra la memoria de Fernández con su primera victoria del 2017

POR JORGE EBRO

Odrisamer Despaigne no ha olvidado aquellos últimos días en que vio a José Fernández. Ambos habían quedado en pasar parte del invierno juntos en un campo de entrenamiento muy reducido entre amigos. El destino impidió que ambos cubanos estrecharan relaciones en el terreno de béisbol.

Y ahora quiso el destino que en el primer aniversario de la desaparición de Fernández, Despaigne se apuntara su primer triunfo de la temporada el lunes en la noche con un resultado 5-4 sobre los Rockies de Colorado.

Los locales, generosos en su hospitalidad, recordaron la memoria de Fernández con un tributo en las pantallas gigantes del Coors Field Stadium, mientras el anunciador público decía su nombre como parte de la alineación de los peces.

“Todavía recuerdo su sonrisa, su energía”, recordó el manager Don Mattingly. “El amaba la gente, amaba el juego. Eso es lo que siempre tendré presente de él. El contagiaba a todos con su energía positiva”.

Minutos después, Despaigne se daba a la complicada tarea de contener a un conjunto bateador en extremo, apoyado en la altura y en la ilusión de regresar a la postemporada por primera vez desde el 2010.

A lo largo de seis capítulos, el habanero diseminó siete imparables y admitió dos carreras, pero no regaló pasaportes y sumó puntos en esta audición tempranera en busca de un puesto en la rotación del 2018.
Pero si el cubano estuvo muy bien en la lomita, el venezolano Miguel Rojas se mostró inmenso con el bate al pegar dos dobles e impulsar cuatro anotaciones que contuvieron a los Rockies en sus intentos de asegurar el segundo comodín de la Liga Nacional.

“Este tipo de juego significa algo para ellos para nosotros”, expresó Rojas, quien impuso una marca personal con ese cuarteto de remolcadas. “Ellos buscan ir a la postemporada y nosotros finalizar en una nota más alta”.

Con esta derrota, Colorado siente más de cerca el aliento de Milwaukee respirándole en la nuca, porque los Cerveceros se encuentran a 1.1 juegos de diferencia y van a dar la batalla hasta el último día.

Miami, que de sus últimas siete derrotas ha cedido cinco al malograr ventajas, logró a duras penas contener la feroz resistencia de los Rockies, que estuvieron a punto de echar a perder la fiesta del recuerdo de Fernández.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s