Carrera voraz de los Alazanes a la final

Autor: Aliet Arzola Lima 

BAYAMO.— Desde que comenzaron los enfrentamientos de postemporada en las series nacionales hace casi 30 años, siete equipos habían logrado disputar dos finales consecutivas, pero este 11 de enero la prestigiosa lista creció con los Alazanes de Granma.

La novena comandada por el mentor Carlos Martí arrolló 4-1 en la serie a los Cocodrilos yumurinos y se unió al club que ya integraban Henequeneros, Villa Clara, Santiago de Cuba, Industriales, Pinar del Río, Matanzas y Ciego de Ávila, escuadras que en distintos lapsos se plantaron en campañas consecutivas en la discusión del cetro de la pelota cubana.

En otro duelo de infarto, los orientales supieron manejar mejor sus emociones y demostraron que su título de campeón tiene un peso tremendo. Con remontada incluida, los granmenses subieron la temperatura del Mártires de Barbados, que explotó por los cuatro costados con los ponches de Ulfrido García, las rectas de humo de Raidel Martínez, el cohete como emergente de Lázaro Cedeño, el veredicto final en el bate de Geydi Soler y las bases robadas de Roel Santos.

«Hay que seguir produciendo carreras para el equipo, cada cual en su rol. Ya logramos el primer paso que era llegar a la final y ahora a esperar por el rival entre Las Tunas e Industriales», señaló el hombre proa de los Alazanes, una bujía como líder del lineup.

Santos puso velocidad e inteligencia en los senderos y se robó tres bases, dos de ellas en el episodio de apertura para llegar a la antesala y luego anotar con elevado de Guillermo Avilés.
Pero eso fue lo único que pudieron hacer contra el zurdo Yoanni Yera, quien de nuevo mantuvo con vida a los Cocodrilos al meter el brazo y limitar a los Alazanes, quienes se vieron con la soga al cuello cuando Eduardo Blanco dio la vuelta al marcador con jonrón de dos carreras.

Sin embargo, un sencillo de Lázaro Cedeño como emergente en el séptimo propulsó la igualada y determinó la salida de Yera, a quien los ánimos y la desesperación le restaron un tanto, ya fuera por discusiones con su propio infield o con conteos dudosos del árbitro principal Juan de Dios León.

Con las tablas en la pizarra, se produjo una rápida transición en el montículo. De duelo entre Yera y el abridor de los granmenses, UIfrido García, también letal, se pasó al encontronazo de los relevistas Miguel Lahera y Raidel Martínez, encargados de los últimos suspiros del encuentro.
El derecho artemiseño salió peor parado al permitir cohetes de Alfredo Despaigne, Carlos Benítez y Geydi Soler, este último para remolcar las dos decisivas. En cambio, Raidel Martínez lanzó humo para el plato y los Cocodrilos quedaron retratados.      

El pinareño nos confesó que su prioridad era dar strikes y mantener la concentración para lograr el cero a la hora buena, objetivo que materializó con creces pues su cierre hermético terminó por desarticular los congelados maderos yumurinos.
«Agradezco al profesor Carlos Martí por la confianza, entiendo que este es un reto grande porque ya el equipo fue campeón el año pasado y sostener ese título siempre cuesta trabajo», destacó el refuerzo vueltabajero.

Matanzas vendió cara su derrota, pero después de ganar 61 partidos durante la temporada regular su resultado se queda por debajo de las expectativas. No hay que buscar culpables de su fracaso, en los últimos cuatro juegos su ofensiva desapareció y sin batear es imposible triunfar contra los Alazanes, una maquinaria peligrosa.
Gracial, Cepeda, Santoya, Vázquez, Borroto, Medina y Ariel Sánchez conectaron poco, y de esas escasas conexiones efectivas, la mayoría llegaron en momentos sin importancia, nada a la hora buena. El más claro reflejo es que, luego de aquel racimo de nueve anotaciones en el sexto capítulo del segundo encuentro, los yumurino solo produjeron otras cinco rayas en 30 episodios, cuatro de ellas remolcadas por dos jonrones de Eduardo Blanco.  

Indiscutiblemente, con semejante slump colectivo es casi una utopía aspirar a la victoria, esa que una vez más se les escapa a los Cocodrilos, de nuevo en el podio, pero de nuevo con el sueño pospuesto de ganar el último juego del campeonato.

ANOTACIÓN POR ENTRADAS

LATINOAMERICANO

C

H

E

LTU

000 000 000

0

8

1

IND

300 010 00x

4

5

0

G: Misael Villa (1-0). P: Vladimir Baños (0-1). Jr: Yordanis Samón.

MÁRTIRES DE BARBADOS

C

H

E

MTZ

000 020 000

2

8

1

GRA

100 000 12x

4

8

0

G: Raidel Martínez (1-3). P: Miguel Lahera (2-2). Jr: Eduardo Blanco.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.