Out 27: Se oye clarito, clarito: ¡empata Granma!

Por Joel García

Bayamo.- Un Roel Santos que lo hizo todo bien con el madero y en el corrido de las bases, par de indiscutibles dorados de Yordan Manduley y Carlos Benítez en el octavo capítulo, así como un pitcheo dominante del derecho Lázaro Blanco, le permitieron a los Alazanes de Granma emparejar la final del béisbol cubano a dos éxitos con triunfo 4-2 sobre los Leñadores de Las Tunas.

En lo que clasifica ya como el mejor de los desafíos de este play off, el zurdo holguinero Luis Ángel Gómez se enfrascó desde la lomita en un emocionante duelo ante Blanco, al punto que solo en el tercer capítulo ambos permitieron una anotación y mantuvieron durante todo el encuentro casi la misma frecuencia de lanzamientos y un dominio total sobre los bateadores.

En el séptimo un wild pitch del granmense con Rafael Viñales en tercera permitió la segunda anotación para los visitantes al estadio Mártires de Barbados, lo cual hizo pensar a muchos que la suerte de los miércoles para los tuneros se haría presente, pues en 14 salidas durante la campaña solo habían sufrido una derrota en el bien llamado día atravesado de la semana.

Pero lo mejor estaba por escribirse todavía. Santos abrió el octavo con machucón por el box que no solo hizo tirar mal a Gómez, sino que lo mandó a las duchas con una lesión en el tobillo. Manduley no tembló a la hora cero y pegó sencillo de oro al jardín derecho para empatar la pizarra ante el mismísimo José Ángel García, quien mandó intencional para primera a Alfredo Despaigne y luego recibió el castigo mortal de Carlos Benítez con imparable remolcador de las dos carreras de la sentencia.

Del resto se encargaron los relevistas Leandro Martínez y Raidel Martínez, este último con ponche salvador frente a Andrés Quiala tras par de imparables amenazantes de remontada a cargo de Yunior Paumier y Yordanis Alarcón.

Para el quinto pleito de este jueves Carlos Martí anunció en la conferencia de prensa a Ulfrido García como su carta para subir al box, en tanto el mentor Pablo Civil apenas adelantó que la designación estaría entre Yudiel Rodríguez, Yoalkis Cruz y Yariel Rodríguez.

Moralejas del partido:

-Los dos primeros bates de los conjuntos Yunieski Larduet (Las Tunas) y Roel Santos (Granma) vivieron una noche de gala con trío de sencillos, un boleto y una agresividad en las bases que dio gusto disfrutar. La diferencia recayó en que el jardinero central de los Alazanes prendió la chispa con cada una de sus conexiones y coronó carrera tras el triple en el tercero y el incogible del octavo.

-Hay jugadas que salvan partidos y valen campeonatos. Entre ellas figurará siempre el engarce de Manduley en el sexto, que sirvió para un doble play made in Germán-Padilla, y cortó las alas a unos tuneros con par de corredores en circulación y un out.

– Jugar para una carrera en el séptimo con toque de bola incluido de Yordanis Alarcón tras hit de Viñales era de librito sobre todo por lo cerrado que se antojaba el cotejo en las postrimerías del choque. Puede haber quien desentone con Civil por esta decisión, pero fue lo correcto.

-Tras el cero del octavo inning, Carlos Martí no encomendó a nadie el mitin frente al banco y dio las indicaciones precisas para un despertar ofensivo a golpe de pura concentración y oportunidad de sus mejores hombres para estas situaciones Manduley y Benítez.

-El arbitraje en home de Luis Felipe Casañas no incidió en el resultado del juego, pero sacó de paso a más de un bateador, pues otra vez su zona de strike oscilaba sin remedios. Si tantas inconformidades de ambos equipos sucedieron, al buen entendedor basta.

-Dejar batear a Andrés Quiala en el noveno fue una decisión valiente y justificada por la dirección tunera. Sin embargo, muchos hubieran preferido un emergente como Leonis Figueredo para ese momento, impulsado quizás por lo hecho por este frente a Industriales en el Latino.

-Luis Ángel Gómez sufrió un esguince y quizás se pierda la Serie del Caribe si estaba en los cálculos del mentor ganador de nuestra temporada. Siete entradas impecable, con cinco ponches, dos pasaportes gratis y siete espaciados cohetes, confirman que el pitcheo es cuestión más de inteligencia y maña que de velocidad, aunque por supuesto, si hay las tres cosas mejor.

En sin perder en su patio desde la final del pasado año (7 sonrisas al hilo); y en las últimas temporadas los play off que han remontado un 2-0 siempre terminan en siete juegos. Cualquier semejanza no parece pura coincidencia.

-Lázaro Blanco dijo adiós a esta final con esta actuación y queda en manos de sus compañeros llevar a puerto seguro lo hecho hasta aquí. Solo lo debemos ver en el primer partido de la Serie del Caribe ante la representación de Venezuela, previsto para el 2 de febrero.

-Esta temporada la serie particular entre Las Tunas-Granma terminó favorable a los segundos 7-5. De por vida también dominan los ahijados de Carlos Martí 123 triunfos contra 102 reveses. ¿Dice algo eso de cara a lo que resta?