Chicago sin prisa en torno al futuro de José Abreu y Avisaíl García en el equipo

Por Scott Merkin

CHICAGO — Los White Sox llegarán a la temporada del 2018 con el primera base cubano José Abreu y el jardinero venezolano Avisaíl García, dos de sus piezas de mayor valor dentro y fuera del terreno, como parte de la reconstrucción aún en proceso.

Y con ambos bajo control contractual para los próximos dos años, los Patipálidos no tendrían prisa para tomar una decisión sobre sus futuros. Abreu y García podrían jugar estas dos campañas y de todas maneras terminar con el conjunto del Sur de Chicago.

“No existe una regla que diga que no podemos renovar con un jugador después de que pruebe suerte en el mercado libre”, expresó el gerente general de los White Sox, Rich Hahn, durante el festival de fanáticos del club. “Hasta que uno de nuestros jugadores firme con otro equipo, no descartamos la posibilidad de que pueda encajar aquí.

“Eso no significa que no vayamos a tomar una decisión rápida. Lo único que ha cambiado desde la última vez que contemplamos cómo encajaban Avi y Abreu a largo plazo, es que ahora prácticamente terminamos una temporada muerta en la que estamos conscientes de cuál es su valor en el mercado de cambios. Hemos llegado a la conclusión de que la organización es favorecida si ambos comienzan aquí la temporada del 2018”.

Hahn rápidamente señaló que el lanzador mexicano Miguel Ángel González es un ejemplo de un jugador que fue cambiado durante la campaña del 2017 y que regresó tras otorgarle un contrato como agente libre en el 2018. Un contrato multianual con Abreu ahora, a sus 30 años de edad, podría tener un valor diferente a uno pacto dentro de dos años. Y Chicago también tendrá una mejor idea de qué vacíos podrían tener en su sistema de liga menor para ese entonces.

Abreu viene de una excelente campaña del 2017, en la que bateó .304 con 43 dobletes, 33 jonrones, 102 remolcadas y .906 de OPS. También fue la voz de un joven equipo y mentor para los jugadores jóvenes.

García, quien está rumbo a una audiencia de arbitraje con los White Sox, tuvo un ascenso en el 2017 con promedio de .330, 18 jonrones y 80 remolcadas. El guardabosque pronto acompañará a Abreu en Glendale, Arizona, pero por cuánto tiempo seguirá en Chicago será una decisión que los Patipálidos no deberán tomar inmediatamente.

“Me encanta la ciudad. Quiero a la afición. Me encanta el equipo”, dijo Abreu, quien también elogió el trabajo de la directiva. “Para mí es un honor estar aquí y es un honor vestir este jersey todos los días”.