Diez jugadores que marcarían la diferencia para sus equipos en la venidera temporada

Por Richard Justice

¿Es posible que un jugador marque la diferencia entre quedarse fuera o llegar a la postemporada? Bueno, algunas veces ése podría ser el caso.

Nadie va a decir públicamente algo así. Pero cuando los equipos repasan qué funcionó a su favor en una temporada mágica, muchas veces apuntan a una cantidad de cosas inesperadas.

Durante los entrenamientos del año pasado, los Astros no sabían si el derecho Brad Peacock haría el equipo, y mucho menos que iba a jugar un papel tan grande en un club que terminó ganando la Serie Mundial.

Algo parecido pasó con el venezolano Marwin González. Verlo transformarse de súper utility a un jugador de todos los días que bateó el cuadrangular más importante de la Serie Mundial -Juego 2, alta del noveno inning- fue una de las mejores historias de los Astros en el 2017.

Entonces, por pura diversión, vamos a nombrar a 10 jugadores que podrían ser la clave para que sus equipos avancen a la postemporada, o que al menos serían muy importantes para sus novenas.

Aquí vamos (Estadísticas del 2017):

1. Garrett Richards, Angelinos LD
0-2, 2.28 de EFE, 0.90 de WHIP en seis aperturas
Los caballos de una rotación marcan el ritmo de muchas maneras, y aunque los Angelinos esperan que Matt Shoemaker, Tyler Skaggs y Andrew Heaney puedan mantenerse sanos, Richards es el nombre más importante. En 58 aperturas entre el 2014 y el 2015, Richards tuvo 3.18 de efectividad. En las últimas dos temporadas, abrió sólo 12 juegos. Cuando estuvo sano lanzó muy bien (2.31 de efectividad) y los Angelinos esperan que ése sea el caso para 30 o más aperturas esta campaña. De ser así, los de Anaheim tendrán muchas posibilidades de jugar en octubre.

2. Byron Buxton, Mellizos OF
.728 OPS, 36 extrabases y 29 bases robadas
De repente, la historia de Buxton dejó de ser sobre su potencial y se convirtió en realidad. Después del 4 de julio, Buxton bateó .314 en 62 juegos -los Mellizos dejaron foja de 37-25 en ese lapso-con ocho dobles, cinco triples, 15 bases robadas y 45 carreras anotadas.

Él solo no llevó a los Mellizos a la postemporada, pero su explosión fue la principal razón. Si Buxton sigue progresando en el 2018, será un verano bien divertido en las Ciudades Gemelas.

3. Johnny Cueto, Gigantes LD
8-8, 4.52 de EFE, 1.45 de WHIP
El 2017 fue una pesadilla desde el principio para el dominicano Cueto, quien llegó tarde a los entrenamientos porque debió quedarse en su país atendiendo a su padre convaleciente. La verdad es que nunca encontró el ritmo, lanzando sólo 147.1 innings con un recurrente problema de ampollas y un arsenal en caída. Su efectividad fue la peor para él desde su año de novato en el 2008. Cuento tendrá 32 años para el Día Inaugural y se está aproximando a los 2,000 entradas lanzadas, pero los Gigantes necesiten un repunte suyo y tienen confianza en que ésa será el caso. Si puede juntarse con Madison Bumgarber y Jeff Samardzija, San Francisco tendrá un trío tan bueno como el de que cualquier novena.

4. Jimmy Nelson, Cerveceros LD
12-6, 3.49 de EFE, 1.25 de WHIP
No está claro cuándo volverá tras una operación del hombro de lanzar, pero Nelson es muy importante en las aspiraciones de unos Cerveceros que apuntan bien alto tras sumar a los patrulleros Christian Yelich y Lorenzo Cain la semana pasada, además de Matt Albers el lunes. Milwaukee ganó 86 duelos en el 2017 en buena medida porque Nelson y Zach Davies mejoraron significativamente. Aunque sumen a un abridor de primera línea, necesitan que Nelson vuelva en algún momento si quieren terminar por encima de los Cachorros y los Cardenales en la División Central de la Liga Nacional.

5. Luke Gregerson, cerrador de los Cardenales
65 juegos, 4.57 de EFE, 1.34 de WHIP para los Astros
Rescató 46 compromisos con los Astros entre el 2015 y el 2016, así que eso no es algo nuevo para él. Volverá a asumir dicho rol en San Luis, porque los Cardenales decidieron no gastar mucho en el agente libre Greg Holland. San Luis tiene a varios potenciales taponeros en las menores, pero Gregerson casi con seguridad tendrá ese cargo para el Día Inaugural. Para un equipo que espera volver a la postemporada, no hay nadie más importante.

6. Ian Desmond, Rockies OF
.701 OPS, 7 HR, 15 BR, 95 juegos
Para unos Rockies que mejoraron su bullpen, un Desmond saludable y produciendo podría marcar una gran diferencia al momento de buscar su segundo pase consecutivo a la postemporada.

7. Yasmany Tomás, D-backs OF
.758 OPS, 8 HR, 47 juegos
Poner todas las esperanzas sobre el cubano Tomás no es justo, pues Arizona también requiere de años sanos y productivos de A.J. Pollock y del venezolano David Peralta. Pero un saludable Tomás -un cañonero que sacó 31 jonrones en el 2016- podría ser de mucha ayuda para hacer olvidar la partida del agente libre J.D. Martínez.

8. Matt Harvey, Mets LD
5-7, 6.70 de EFE, 92 2/3 innings, 18 aperturas
¿Qué se puede esperar de Harvey? Los Mets no lo saben. Si se acerca al Harvey del 2012 al 2015 (2.53 de EFE, 1.00 de WHIP, 9.5 ponches por cada nueve innings), los Mets podrían tener la mejor rotación de Grandes Ligas. Aparentemente, Harvey ha tenido una buena temporada muerta y a sus 28 años la del 2018 podría una temporada clave en su carrera tras abrir sólo 35 juegos (5.78 de EFE) entre las últimas dos campañas.

9. Aaron Sánchez, Azulejos LD
1-3, 4.25 de EFE, 8 aperturas, 36 innings
Hay docenas de interrogantes alrededor de los Azulejos en el 2018, pero ninguna más importante que la salud de su otrora as de 25 años. Tras lo que pareció ser una campaña revelación en el 2016 (30 aperturas, 3.00 de EFE), Sánchez tiró apenas ocho juegos el año pasado por problemas de ampollas y en un tendón de un dedo. Hasta el momento, parece encaminado a estar listo para el Día Inaugural.

10. Mookie Betts, Medias OF
.803 de OPS, 46 dobles, 24 jonrones
Para casi cualquier otro jugador, sus números hubiesen sido sólidos, pero en su caso representaron un bajón tras el 2016 y ciertamente no lo que esperaban los Medias Rojas. Betts parece estar tratando de jalar más la bola que en sus primeros dos años, y aunque Boston espera sumar a otro bateador de poder, parte de sus problemas ofensivos podrían resolverse si Betts retoma el nivel del 2016 (31 jonrones, .897 de OPS). Considerando que sólo tiene 25 años, Betts probablemente esté experimentando esas curvas de aprendizaje por las que transita cada pelotero.

Advertisements