Jugar en Puerto Rico salvó la carrera de pelotero cubano

POR JORGE EBRO

Dayron Varona estaba convencido de que nunca más jugaría béisbol. Al menos, el cubano pensaba que no lo haría jamás en su vertiente profesional y se hacía la idea de que pronto tendría que buscarse la vida de otra forma. Cómo el mismo suele decir, “no sería ni el primero ni el último”.

Pero justo cuando más pesimista se encontraba, llegó la llamada de Puerto Rico. Los Criollos de Caguas le preguntaron si estaba dispuesto a ponerse el uniforme una vez más para jugar en la liga recortada y en un momento complejo para la Isla del Encanto. “Y entonces pensé que por qué no, me merecía una última oportunidad, aunque fuera para despedirme con un sabor más agradable”, comentó el camagüeyano. “Así que tomé la maleta y me fue a Puerto Rico” Meses antes, Varona había sufrido la decepción de ver cómo las Águilas del Zulia lo despedían porque no había comenzado a producir rápidamente, como exigen los circuitos del Caribe, donde todo sucede de manera rápida.

Lo cierto es que Varona no había llegado al máximo de sus posibilidades a Venezuela debido a lesiones y eso le impidió sentirse a gusto en la caja de bateo, de modo que la partida sudamericana le pegó fuerte. “Sabía que no estaba a tope, pero nunca digo que no a un reto”, expresó Varona, que en la temporada venezolana previa, también fue liberado por el Magallanes. “Fue a quitarme la espina de los Navegantes y no pude hacerlo. Pensé, realmente, que había llegado el fin de mi carrera de pelotero”.

Varona, quien había experimentado un momento inolvidable al viajar a La Habana en marzo del 2016 con los Rays para enfrentar a la selección nacional cubana, ya no se encontraba con Tampa Bay y se vio jugando en la Liga del Atlántico, un circuito independiente.

En Puerto Rico, sin embargo, Varona recuperó la velocidad de su swing, se mostró al tope de sus habilidades y fue clave -junto a su compatriota Rusney Castillo- para que Caguas se convirtiera en bicampeón. Tras conectar para .455 en la temporada regular boricua, Varona se apresta a participar en la Serie del Caribe en Guadalajara con una energía renovada y una ilusión que han puesto en segundo plano las ideas de un retiro.

“Quiero hacerlo lo mejor posible en la Serie del Caribe, va a ser algo muy importante para mí”, apuntó Varona. “Y cuando termine, intentaré volver a una organización de Grandes Ligas y a intentar dar el máximo hasta el último de mis esfuerzos”.

Advertisements