Pelotero cubano dentro de los Marlins comienza a abrir los ojos de los escépticos

Por Jorge Ebro

Cuando en septiembre del 2016 los Marlins firmaron a Lázaro Alonso nadie levantó una ceja. Después de todo, el pelotero cubano de 23 años era casi un perfecto desconocido, otro rostro más para llenar un espacio temporal en las Ligas Menores.

¿Cuánto iba a durar este experimento?

Alonso, sin embargo, se ha convertido en uno de los prospectos de mayor crecimiento en la granja de Miami y este 19 de junio estará en el Juego de las Estrella de la Liga del Atlántico Sur como representante de los Grasshoppers de Greenboro, equipo de Clase A.

Si el fornido inicialista de Pinar del Río conectó para .255 en el 2017, en su segunda temporada en las Menores lo hace para .355 con un OPS de .987 y ya se habla de él en un tono diferente, con una mirada de futuro.
Con muy poca participación en las Series Nacionales de su tierra, quién sabe lo que pueda pasar con un hombre de innegable poder y mayores deseos de continuar camino en la pelota organizada.¿Cómo ha sido la transformación de un año a otro?

“Todo se trata de los ajustes, de adaptarme a la liga y a este béisbol. Durante el invierno trabajé muy duro en los defectos de mi swing, en la mecánica de bateo. Pasé mucho tiempo dentro de las cajas viendo rectas de todo tipo, rompimientos, curvas. Así mejoré la selección de los pitcheos”.

¿Qué diferencia viste entre el béisbol cubano y el de aquí?

“Es muy diferente, decir que el béisbol en Cuba no es profesional suena a algo que se sabe, pero lo cierto es que el béisbol de aquí es muy educado, con mucho énfasis en la disciplina. Aquí hay que escuchar a los coaches, les pregunto, les pido que me ayuden. Aquí los coaches quieren lo mejor para uno, se alegran cuando uno crece y avanza”.

Cómo ha sido la transformación de un año a otro?

“Todo se trata de los ajustes, de adaptarme a la liga y a este béisbol. Durante el invierno trabajé muy duro en los defectos de mi swing, en la mecánica de bateo. Pasé mucho tiempo dentro de las cajas viendo rectas de todo tipo, rompimientos, curvas. Así mejoré la selección de los pitcheos”.

¿Qué diferencia viste entre el béisbol cubano y el de aquí?

“Es muy diferente, decir que el béisbol en Cuba no es profesional suena a algo que se sabe, pero lo cierto es que el béisbol de aquí es muy educado, con mucho énfasis en la disciplina. Aquí hay que escuchar a los coaches, les pregunto, les pido que me ayuden. Aquí los coaches quieren lo mejor para uno, se alegran cuando uno crece y avanza”.
¿Te ves como el primera base del futuro de Miami?

“La meta es llegar y mantenerme. Por ahora mi deseo es seguir mejorando. Todavía me quedan niveles de las Menores por conquistar. Esta invitación al Juego de las Estrellas me dice que voy por buen camino, pero claro que me veo jugando con los Marlins en el futuro”.

Cuando firmaste, algunos pensaron que nodurarías mucho.

“Siempre hay personas con comentarios negativos, pero no soy de escucharlos. Eso no aporta nada. Las dudas siempre van a existir y que bien, cada cual tiene su opinión. Yo creo en este proceso personal, en lo que puedo hacer, en lo que me motiva a levantarme y salir al terreno con la mayor alegría del mundo”.

¿Qué te dice la familia en Pinar del Río?

“Todos están muy contentos, mi mamá, todos siguen lo que estoy haciendo y me desean muchas cosas buenas. Yo tengo una responsabilidad con mi gente, mi felicidad es la de ellos. No puedo fallarles”.

¿Te ha costado trabajo la vida en un pueblo rural de Estados Unidos?

“La gente aquí es buena, un público humilde que te reconoce y te sigue, el problema es el inglés que ya lo voy entendiendo bastante, pero se me dificulta un poco al hablar. Gracias a Dios también noto que voy mejorando en ese sentido”.

¿Qué es lo mejor y lo peor de estar en una franquicia como los Marlins?

“Todavía no he visto nada negativo, al menos en mi experiencia. Al contrario, es un equipo que ofrece muchas oportunidades a los jóvenes y eso lo puedes ver en el equipo grande. Si haces bien las cosas y tus números te respaldan, ellos te van a dar el chance. Queda por parte de uno”.

¿Cómo describirías la ilusión de ir a este Juego de las Estrellas?

“Es como si fuera al de las Grandes Ligas. Cuando uno está en las Menores cualquier cosa que te resalte es bienvenida”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.