Piratas a un triunfo de ganar el campeonato

Por Norland Rosendo

Al mismo tiempo que en el mundo mundial la Argentina de Lionel Messi era más pateada que el balón en su juego ante Croacia, en la cubana Isla de la Juventud la afición deportiva compensó el revés de los sudamericanos (muy seguidos en nuestro país) con una victoria en pelota que pone al equipo de ese municipio —especial, pero municipio al fin—, a un éxito de ganar la serie nacional de la categoría sub-23.

Los Piratas, que jamás habían avanzado a una postemporada, pues su mejor ubicación había sido el duodécimo lugar en 2014, aprovecharon una pifia del camarero oriental Yunior Otero en el primer inning para pisar par de veces la goma, y esa ventaja, que no parecía notable, se fue agigantando poco a poco hasta que llegó el out 27 y no hubo forma de voltear la pizarra.

En el resto del duelo hubo una anotación por cada bando, mientras los pitchers abridores caminaron lo suficiente para merecer elogios por sus desempeños, aunque uno, mucho más inmenso, ganó y el otro perdió.

El pinero Miguel Ángel Lastra tiró ocho entradas muy sólidas, con diez ponches (42 por ciento de los outs fueron por esa vía), cuatro hits permitidos y tres boletos. Le marcaron la única de los Leñadores en el episodio final de su quehacer, en gran medida por su culpa, al lanzar un pitcheo salvaje imposible de capturar el receptor y que permitió el avance de un corredor que luego ancló en home remolcado por una rolata por segunda.

Con una pizarra ajustada era evidente que en el noveno Dioel Reyes, el mentor de los isleños, hiciera lo que debía: darle la bola al líder en juegos salvados en el campeonato, Raúl Guilarte, y el muchacho puso el tapón 13 en la justa, su tercero en la postemporada.

Aunque esta vez no salió vapuleado como en su anterior presentación, el tunero Ángel Sánchez no pudo ganar, pese a lanzar siete capítulos en los que le pisaron solo una vez la goma limpiamente. Pero en pelota se gana por carreras, sean como sean, y las dos sucias del primer inning habían dejado sentenciado el partido.

Por si había algún repunte —la esperanza es lo último que se pierde y en un juego apretado cualquier cosa puede suceder—, los orientales no dudaron en mandar a su as del pitcheo en los play off, Rodolfo Díaz, a sacar el último out del octavo cuando los anfitriones amenazaban con desmarcarse aún más, y el pitcher que ha ganado los tres partidos de su equipo en la postemporada, ponchó al hombre que enfrentó.

En una tarde en la que los bates no sonaron mucho, solo 12 hits, ocho de ellos salidos de los maderos de los vencedores, el antesalista de los Piratas, Luis Ángel Rojas, conectó de 4-3 y remolcó una carrera.

Este jueves, cuando aún no se les debe haber pasado la frustración a los aficionados de Argentina en el Mundial del «único» deporte que existe en estos días, en una isla pequeña del Caribe, que cabe dentro de un balón de fútbol, puede que termine el campeonato cubano sub-23 de su deporte nacional con un nuevo campeón y muchas deudas como espectáculo.

Jonathan Carbó, ganador del primer juego de la final, podría ser el lanzador de los pineros; mientras para Las Tunas no queda otra opción que quemar las naves para mantener sus aspiraciones de extender al quinto y último desafío el play off.

Números finales

LTU 1-4-2
IJV 3-8-1

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.