Yordan Manduley, mejor torpedero de la Cam-Am, listo para la Serie Nacional

Por: Nelson Rodríguez Roque

El líder de los bateadores de la recién finalizada Liga Can-Am de béisbol está en casa, luego de quedar, por segunda temporada consecutiva, como mejor torpedero de ese circuito canadiense-americano.

Hubo que apartar del terreno del estadio Calixto García, unos minutos, a Yordan Manduley (Buenaventura, 1986), para obtener más luces de los .337 de average con que lideró a todos los que se pararon en el cajón de bateo durante 2018, en el referido torneo, y sobre otros aspectos que la afición espera conocer.

Este holguinero, quien por segunda oportunidad, en cuatro campeonatos, superó los 100 jits en la Can-Am, se ha vuelto referencia en el campocorto de la Isla desde hace rato y hay quienes lo catalogan como uno de los cinco mejores beisbolistas que residen en Cuba, en la actualidad.

Su modestia al expresarse es la misma con los Vaqueros del Oeste de su municipio, los Cachorros de Holguín o los Capitales de Québec. Haber vestido el uniforme de las cuatro letras en el Premier 12 o el Clásico Mundial, y asistido a cuatro de las cinco Series del Caribe –luego del retorno nuestro a esas lides– no le han hecho cambiar.

De regreso, mantiene la misma “voracidad beisbolera”, y la Serie Nacional 58 lo espera con los brazos abiertos.

La Can-Am es subestimada por muchos en Cuba. ¿Cuál es el nivel real de esta liga?

“No diría subestimada, sino que no se tiene una idea completa del nivel de esta. El significado de Liga Independiente todavía no se sabe bien en qué consiste.

En la Can-Am, hay muchos jugadores que estuvieron firmados en el sistema de Grandes Ligas, que no pudieron llegar a la élite y, en algunos casos, esperan el chance todavía, al ser jóvenes.

“Este año hubo cuatro o seis peloteros que sí habían llegado a equipos de las Mayores, sin tantos turnos al bate o entradas lanzadas, pero con experiencia al fin. En un plantel de New Jersey (los Jackals), esta temporada, hubo uno incluso que fue premio Cy Young (distinción otorgada, anualmente, al mejor lanzador de MLB) hace varios años”.

Siempre destacaste guante en mano y ofensivamente, pero, en los últimos tiempos, te ves más suelto en el rectángulo de bateo, inclusive internacionalmente. ¿Cuánto han influido tus participaciones en la Can-Am en ese último aspecto?

“Ha tenido que ver mucho el enfrentarme a un pitcheo de bastante calidad, especializado. Ahí están delimitados el abridor, intermedio y cerrador, cada cual con sus entradas específicas. La velocidad promedio está en alrededor de las 91 ó 92 millas y el repertorio es muy variado, distinguiéndose el cutter, que es la recta cortada, no es lisa, y slider y sinker.

“Los lanzadores tienen variadas opciones, ya que han pitcheado mucho profesionalmente. La localización de lanzamientos también los distingue. Tienen muy buen control, dan pocos pelotazos o bases por bolas, y los envíos casi siempre están en zona de strike. He ganado en confianza, luego de jugar en las temporadas de la Can-Am y en el equipo nacional, el Manduley de hoy tiene más
madurez.

Gracias a Dios, todo me ha ido saliendo bastante bien, tanto con el guante, como en el bateo”.

¿Dos veces consecutivas siendo mejor torpedero de la Can-Am y ahora líder de los bateadores de esa liga no te impulsan a probarte en otras latitudes, bajo el amparo del INDER?

“Sí, siempre que uno juega béisbol piensa en superarse. Eso no depende solamente de mí, tiene que haber un acuerdo entre la Federación Cubana y un club. Si se me diera la posibilidad, estaría contento de probarme a otro nivel. Cepeda fue a México, Lázaro Blando creo que es pretendido en ese país, para el próximo año. Hasta ahora, Los Capitales han mostrado interés en que regrese en
2019.

Lo mío es jugar, mientras la salud me lo permita, y hacerlo bien dondequiera”.

Ya no eres un joven pelotero; sin embargo, tu nivel sigue evolucionando favorablemente. ¿Qué caracteriza tu preparación diaria?

“Sobre la preparación sigo tratando de alistarme y hacer el trabajo correcto. Mis problemas en la columna me limitan algo, porque tengo una hernia discal, pero me sobrepongo a eso y hago todo lo necesario para estar, físicamente, en forma. Cuido más el peso, toda vez que a la edad de uno se tiende a engordar con facilidad. No es que en mi deporte te vivan chequeando las libras, como en el boxeo o el judo, mas no se puede descuidar ese aspecto.

“En la Can-Am, he visto cosas que hacen esos peloteros que yo no hacía, aunque ellos también aprenden de nosotros, porque nuestra calidad está, y nos hemos dedicado toda la vida a jugar béisbol y pasamos por escuelas de Alto Rendimiento. Hay jugadores profesionales que firman y aprenden lo básico sobre la marcha. Aquí, desde infantiles, vamos aprendiendo”.

En el tope de Cuba con Los Tampa Bay Rays se dijeron criterios positivos de tu actuación. ¿Hay alguna anécdota personal respecto a ese día?

“Fue memorable, estaban los presidentes de Cuba y EE.UU. y jugamos contra un elenco de Grandes Ligas. Me contaron que, después de terminado el choque, el mánager de Tampa (Kevin Cash) dijo que le había impresionado mi accionar, junto al de otros peloteros. Ese día no pudimos ganar, pero hice un buen papel y salí muy contento”.

¿Cuándo será tu incorporación a la Serie Nacional 58?

“Llegué el miércoles pasado y tanto Lázaro Blanco, como yo, nos comunicamos con el comisionado nacional de béisbol, Yovani Aragón, y esperamos su respuesta, porque debíamos tomar unos días de descanso, para luego, en las próximas horas, informarnos el día de la incorporación.

“Nosotros hemos tenido una acumulación de juegos grande, en la Can-Am, en agosto, solamente nos dieron el día 27 de descanso. En la temporada allá, son 100 ó 102 partidos, que se realizan en 110 días. A veces juegas, tomas un ómnibus y vas a un hotel, y de ahí de nuevo al terreno. Se viaja mucho, porque son tres novenas en Canadá y tres de EE.UU., es agotador.

Aragón se reunirá con el médico del equipo Cuba y otros integrantes de la Comisión, en función de discutir nuestro caso. Comencé a entrenar para, cuando me digan la decisión, no iniciar en cero.

“Por Internet escuchaba Radio Angulo y, en mis tiempos libres, me ponía al día de los resultados de mi equipo Holguín. Sabía que tenían que reaccionar, después del mal comienzo. Quiero aportar mi granito de arena y buscar el boleto entre los seis elencos de la otra fase. Además, estaría junto a los míos en la Serie Nacional y no como refuerzo, como me ha ocurrido varias veces”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.