EN 2018, J. D. MARTÍNEZ SE CONVIRTIÓ EN EL BATEADOR MÁS PELIGROSO DEL BÉISBOL

Por: Javier González

Acaba de concluir la fase clasificatoria del béisbol de las Grandes Ligas en su versión 2018 y en Boston, una de las organizaciones históricas del torneo, un cubano ha firmado una de las mejores temporadas en más de un siglo de existencia de la franquicia.

Julio Daniel Martínez, el recio toletero derecho que llegaba con unas expectativas enormes a Massachusetts en el invierno pasado, ha conseguido méritos suficientes para incluso, ser candidato al premio Jugador Más Valioso de la Liga, tras liderar todas las mayores en carreras empujadas (130) y total de bases recorridas (358).

Martínez terminó Segundo en la lista de los mejores bateadores de su Liga con un elevado average de 330, solamente superado por su compañero de equipo Mookie Betts (345). Fue tercero en porcentaje de embasado (OBP) con 402, únicamente superado por Mike Trout (460) y nuevamente Betts (438). El natural de Miami también secundó a Betts en promedio de Slugging (629), a 11 puntos de su compañero de equipo.

Fue uno de solo 3 peloteros que terminó con OPS superior a 1000 puntos en todo el Big Show (1031, sólo detrás de Trout y Betts). J. D además anotó 111 carreras, también Top Three en el circuito, superado por los lideres Betts y Lindor (129).

Fue Segundo en indiscutibles conectados en la Americana (188), a 4 del líder Wit Merrifield.

Estableció marcas personales en su carrera en carreras anotadas, hits, promedio de bateo, promedio de embasado, OPS+ (173), total de bases recorridas, dobles (37), carreras empujadas y boletos recibidos (69), además de robó 6 bases en 7 intentos igualando la máxima cantidad de estafas en su carrera, una cifra que también logró en 2014. Los 43 cuadrangulares del miamense se convirtieron en récord para cualquier pelotero en su primer año en la organización de Boston, superando por uno la anterior marca de Dick Stuart en 1963.

Pero más allá de sus números o marcas personales, quizás el mérito mayor delcubano fue elevar la producción de toda la alineación bostoniana, luego que la misma atravesara una desastrosa temporada 2017 con Hanley Ramírez en el medio de la alineación.

“Si tú te fijas, el ha mejorado toda esa alineación, desde el primer bate hasta el final, esos mismos muchachos produjeron muy poco el pasado año antes de su llegada”, dijo David Ortiz en una entrevista a mediados de la presente temporada. Los números conseguidos por Julio Daniel fueron vistos por última vez en Massachusetts en 1949, cuando un tal Ted Williams militaba con el equipo.

Para ponerle sello dorado a su carrera, Martínez representó a su equipo en el juego de las estrellas, su segunda selección a clásicos de Media Temporada, sin embargo esta vez fue seleccionado como titular gracias al voto de los aficionados.

Así arrancó J. D. Martínez el primer año de un contrato por 110 millones y 5 temporadas que recibió de parte de Dave Dombrowski en el pasado invierno, después de un largo “culebrón” entorno a a su firma, provocado en parte por su representante Scott Boras, y lo atípico del mercado en ese entonces.
Ahora a por el anillo, para coronar una temporada de ensueño.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.