Víctor Mesa Jr.: “Quiero escuchar a las personas diciendo ‘yo iba al estadio sólo para verlo jugar'”

Por Julita Osendi Díaz

Varias han sido las familias o hermanos que han sobresalido en las Series Nacionales de la pelota cubana: los Sánchez yumurinos, los Hernández vueltabajeros, el Clan Gourriel del Yayabo, los Bejerano de Granma y… ¡los Mesa! de Villa Clara, Matanzas e Industriales.

VV 32 ha ido cambiando de equipo según papá Víctor dirigía un equipo u otro; VMJ no tuvo esa oportunidad, pues, con apenas 17 años, ya forma parte de la plantilla de un conjunto de la MLB, al igual que su hermano, en este caso, los Marlins de Miami.

Pongámonos por un segundo en el hermoso y sano cuerpo de este niño, más aún, en su juvenil mente. Conociéndolo como lo conozco desde que nació, casi adivino sus respuestas.

El menor de los Mesas, Víctor Jr fue campeón del penúltimo Mundial sub 15, fue el último champion bate del torneo juvenil cubano. Le gusta el center field, sin dudas, lo lleva en su ADN: su padre, si no el mejor, fue un grande de la posición; su hermano, es todo un maestro en la misma pradera, con excelente brazo y amplia movilidad en todos los sentidos.

Así que no es de extrañar que al Junior de Víctor y la Dra. Eneida le agrade el jardín central. Era considerado en Cuba como uno de los jóvenes valores más cotizados; desde bien pequeño, categorías escolares, hasta la sub 18, integró los seleccionados nacionales, siempre con el número 32 en la espalda.

“A mí me encanta jugar el center, veo los vídeos de papi, veo los de mi hermano, y experimento los míos, pero, por supuesto, cuando nos toque estar juntos en el terreno, la dirección elegirá al que corresponda y habrá que defender otro lugar en el campo. Eso no me preocupa.”

¿Y sobre el 32? En la presentación de los Merlins te vi con el 10.

“Me encanta el 10. Soy fans de Messi, sigo el fútbol, el 10 se aviene conmigo. El 32 era algo histórico, de respeto.”

Precisamente, ¿Cómo es tu relación con ese show llamado Víctor Mesa padre?¿Te has sentido presionado? ¿Te lleva recio?

“Para nada. Es un alivio ser su hijo. Recibimos consejos no presiones. Lo veo como un guía, es mi ejemplo.”

Desde que te conozco, desde chiquitico, agarrabas mi micrófono y me decías: “yo voy a ser mejor que mi papá”, y créeme eso es una tarea grande. ¿Mantienes esa seguridad?

“Siempre lo he dicho y lo mantengo. Eres tan grande como las metas que te propongas alcanzar: te pones metas grandes, grande serás. Así veo yo mi carrera, mi vida.

Quiero escuchar a las personas diciendo: ‘yo lo vi jugar, él es mi inspiración para jugar, iba al estadio sólo para verlo jugar’”.

Como ven el niño se las trae. Cuando salió de Cuba estaba jugando en el Nacional sub 18 y según los numeritos de mi amigo Yusseff, bateaba para 444, incluidos par de jonrones, 7 dobles, 5 triples, 8 carreras impulsadas, 15 bases robadas (altísima cantidad comparándola con registros actuales de la pelota cubana) y líneas ofensivas .560/.677/1.237.

O sea, 560 por ciento de embasarse; 667 de slugging, y 1.237 de OPS, la suma de esos 2 indicadores.

Con tales números, ¿puedes considerarte un pelotero 5 herramientas? Según análisis técnicos debes superar cuestiones como la potencia en el brazo.

“No soy un pelotero 5 herramientas. Entro al terreno a darlo todo, quiero jugar todos los días, entregarme en cuerpo y alma a mi equipo, aprender con el juego diario, sacar mis propias experiencias.”

Tú bateas, y eso es primordial en la pelota. Eres un zurdo de lujo y tienes a tu favor tu juventud. O sea, no te extralimites, haz lo que te orienten sin ir más allá de tus reales posibilidades. Todos no pueden tener el brazo de Armando Capiró, Vicente Díaz o tu propio hermano, como tampoco todo el mundo batea como tú.

“Es cierto. Tu planteamiento hay que tenerlo en cuenta, sobre todo porque viene de ti. Trato de compensar quizás el no tener tan buen brazo con el bateo. Gozo cuando me toca el turno en una situación difícil, como le gustaba a papá, y por lo general la doy. Mi defensa es normal, así que pienso madurar y ser mucho mejor.”

Me sonrío. Veo aquella carita que hasta el otro día se emocionaba con juguetes y pienso “¡qué rápido se va la vida!

Por cierto, ¿desde cuándo soñabas con jugar en las Grandes, no era el Cuba tu máxima aspiración?

“Claro que jugar por Cuba fuera para mí lo máximo, pero por ahora no se puede. Siempre, de chiquito, jugaba y yo mismo, me autodenominaba con el nombre de un elenco de la Gran Carpa, ahora estoy en uno de ellos y me siento muy feliz .”

¿Cómo te han tratado, cómo han transcurrido las negociaciones? Te he visto en fotos con Jeter, con Marc Anthony, junto a tus padres y tu hermano.

“Todo de maravilla. Me encanta Anthony, quien es dueño de la compañía Magnus Sport, agentes de deportistas. Un hombre humilde, de buen trato, amable y al que le estaré eternamente agradecido.

“Con Derek Jeter, director ejecutivo del equipo, no tengo quejas. Es una persona seria que veo sabe organizar y cree en la evolución del equipo.”

Los Marlins ocuparon el último lugar en la división este de la Liga Nacional en la pasada temporada por lo que sus directivos, encabezados por Bruce Sherman, estan tratando de cambiar esa imagen con nuevas contrataciones y cambios en la plantilla.

En tu caso VMJ, ¿qué haces y harás?

“Como te dije estoy entrenando en Dominicana junto a mi hermano, bajo la supervisión de entrenadores y tríada médica quisqueyanos, muy profesionales todos. Espero ser invitado al Spring Trainning, y luego jugar en las Menores, y llegar al equipo grande con 19 ó 20 años.”

¿En quién te inspiras?

“Bueno, primero en mi padre, luego en mi hermano que sé va a llegar lejos. Somos de diferentes caracteres: él es pausado, yo explosivo, pero sé que va a ser grande.”

¿Y sobre ti?

“Tengo plena confianza en mí; no voy a hacer quedar mal a los que han confiado en mí. La confianza es la base de todo y sólo tienes que ser capaz de llegar a donde quieres. Y yo quiero no sólo llegar, sino ser bueno.”

¿Cuáles son tus peloteros favoritos?

“El segunda base puertorriqueño de los Chicago Cubs, Javier Báez, y cubanos, Yulieski, Püig, Chapman, entre otros.”
Despido por ahora a un niño que vi nacer y al que diera lo que no tengo por verlo con las CUATRO LETRAS en el pecho como lo hizo dignamente su padre. Espero que más temprano que tarde, esa quimera se haga realidad.

Por lo pronto, mucha calidad de la pelota cubana, desde estas tempranas edades, son noticia en las Grandes. ¡Que para bien sea, aunque para nada me agrade que siga descendiendo la calidad en nuestras queridas SNB!

(Tomado de CiberCuba)

Advertisements