El pitcheo antillano ha sido clave en el arranque de las Águilas Cibaeñas

Por Yusseff Díaz

El diestro Yunesky Maya y el zurdo Francisley Bueno han sido clave en el arranque de las Águilas Cibaeñas esta campaña en la LIDOM. Los dos cubanos hacen 2/5 de la rotación del elenco amarillo.

Los dos lanzadores quien fueron piezas claves en el campeonato de las Águilas en la LIDOM y sub-campeonato en la Serie del Caribe han empezado esta campaña como terminaron la última, dominante.

En sus últimas dos salidas “El Guerrero” Maya ha sido imbateable. El pinareño ha propinó 11.2 capítulos donde permitió siete jits, una carrera limpia, un PCL de 0.80 y nueve bateadores ponchados.

El serpentinero de vueltabajo para la temporada tiene un balance de 2-1 y una efectividad de 3.52.

Por su parte el pitcheo de Bueno ha sido como su apellido en sus últimas tres salidas, muy bueno, aunque su ofensiva no la ha apoyado. En 16.1 entradas el siniestro ha tolerado 11 cañonazos, tres carreras limpias, efectividad de 1.67 y abanico 12 oponentes.

Para la temporada el habanero tiene un balance de 0-2, PCL de 3.80 y ha regalado 14 chocolates.

Las Águilas tienen un récord de 13-11 que deja el equipo empatado para el liderato del circuito quisqueyano con las Estrellas Orientales y los Gigantes del Cibao. Los dos lanzadores de la Mayor de Las Antillas son una razón grande porque las Cuyayas están en la cima de la Liga.

Advertisements