Baseball

A Cuba no se debe ir a especular ni a humillar al pueblo, sino a darle cariño, afirma Yasiel Puig

Por Jorge Ebro

Tras una temporada movida en el 2018, Yasiel Puig espera unos 12 meses tremendos. Más allá le aguarda una agencia libre y un futuro contrato. Sabe que debe ganárselo con el mejor juego de su carrera, ese que todavía no ha visto y siente próximo.

Fue uno de los primeros en conocer y saludar el acuerdo de Cuba con las Grandes Ligas, porque su fuga hacia México y el cruce de la frontera a Estados Unidos –una crónica accidentada- no quisiera que se repitiera en ninguno de los jóvenes que seguirán su camino.

El jardinero de los Dodgers no ha perdido la ilusión de jugar en un Clásico Mundial, aunque por el momento su país le ha cerrado la posibidad de hacerlo, pero después de este cambio inicial, confía en que esa barrera también se levante a su debido tiempo.

“Ya lo sabía un poco antes, porque me lo habían avisado. Ya venían trabajando mucho tiempo en esto y por eso agradecía a todos los involucrados para que se lograra. Estos nos va a permitir estar presentes y crecer en Grandes Ligas. Volveremos a ser los mejores del mundo’’.

Tu historia para llegar a este país fue de película.

“Vine como nunca debí llegar, pero esto no es para mí, sino para todos aquellos que en Cuba sueñan con llegar a Grandes Ligas, que le van a poner más pasión al juego, porque hay un premio más allá. Será bueno venir, jugar y regresar con tu familia’’.

¿Fue muy duro para ti iniciar sin la familia?

“Sí, porque se quedó atrás y sientes la necesidad de triunfar a toda costa para ayudarla, para que la familia se sienta orgullosa del esfuerzo, de lo que estamos haciendo. Siempre es bueno regresar’’.

Tú has regresado varias veces…

“Lo importante es ir para allá tranquilo. Si no tuvimos nada en Cuba y no formamos relajos, ¿por qué tenemos que hacerlos ahora? No hay que especular ni humillar al pueblo. Siempre estoy contento entre los míos, entre mi pueblo’’.

Todavía ustedes, los que juegan ahora, no pueden ser parte del Clásico.

“Espero que eso cambie algún día para poder jugar en ese evento. Si todos los peloteros del mundo quieren ayudar a su país, nosotros también queremos hacerlo y vestir el uniforme en un Clásico. Uno quiere jugar por su pueblo, por su país. Si antes quería jugar por México, ¿cómo no voy a querer jugar por Cuba. Solo quiero jugar el Clásico para sentirme como en un Mundial’’.

Hay muchos rumores sobre tu futuro en los Dodgers, ¿qué esperas?

“Todo el mundo escribe y muchos no tienen nada que publicar y escriben que me cambiaron para aquí o me cambiaron para allá. Sigo entrenando y esforzándome, lo que vaya a pasar, pasará. Eso escapa a mis manos. Si me quedo les daré lo mejor de mí. Si me voy, se lo pierden ellos’’.

¿Cuánto valdría Yasiel Puig en la agencia libre?

“Hay que batear este año y los números y los que hacen los contratos decidirán. Espero que más que esos primeros $42 millones. Pero eso ya eso es historia. Hay que mirar adelante’’.

¿Tienes conciencia de lo que puedes lograr?

“Siempre lo he sabido, pero no lo he explotado por completo. Me toca ya hacerlo este año. Sé que puedo lograr mucho más, que he tocado solo la superficie de lo que puedo alcanzar. Esta temporada voy a dar más de 30 jonrones’’.

Buen número, el año pasado pegaste 23.

“Y eso que no entrené como lo estoy haciendo ahora. El año pasado estuve en Europa de vacaciones. Ahora llegaré en mejor forma a la primavera. Así que espero cosas mejores’’.

¿Eres de los sabermétricos o de la vieja escuela?

“De la vieja escuela, los informáticos son para las computadoras. No quiero que se pierda esa esencia pura del juego. Entiendo que nos quieren ayudar con los números, pero a veces te abruman’’.

¿Te gustaría venir a jugar a Miami?

“No me gustaría. Mi jugador favorito es Derek Jeter, pero si no se llena el estadio, entonces no me gusta. Yo estoy acostumbrado a jugar delante de 60,000 personas en Los Angeles. El estadio de aquí solo se llenaba cuando jugaba mi hermano, el difunto [José Fernández] y yo, o cuando venían los Yankees. Los cubanos están para otras cosas y no para los deportes’’.

¿Jugar en Miami, entonces es complicado?

“Complicado y medio’’.

¿Has hablado con Don Mattinglycuando vienes? Dicen que le salvaste el trabajo en tu primera temporada.

“Ya nadie se acuerda de eso. Yo no le salvé su trabajo sino todo el grupo que estaba en ese momento, pero eso le trajo varios años más de trabajo. Si te lo mandé para acá, ¿crees que vengo para Miami?’’.

Advertisements