Presencia de Japón mejorará posición de Cuba ante MLB

Por Claudio Rodríguez Otero

Las Grandes Ligas anunciaron esta semana que han llegado a un acuerdo con la Federación Cubana de Béisbol (FCB) para el traspaso de jugadores de ese país a las mayores a partir de 2019 y la presencia de Japón en ese proceso va a ayudar mucho a Cuba.

La Liga Japonesa de Béisbol Profesional (NPB, por sus siglas en inglés) firmó un convenio similar con la FCB en 2014 y desde entonces ha estado sacando mucho provecho del mismo, por lo que de entrada está en una mejor posición que la MLB en ese mercado.

No obstante, la Gran Carpa tardará poco tiempo en asumir el control del mismo, no sólo porque está en capacidad de pagar mejores salarios que la NPB sino sobretodo porque la preferencia de los jugadores cubanos siempre será irse a las mayores.

La NPB ha estado firmando estrellas cubanas desde 2014.

Ahora, eso no quiere decir que Japón abandonará el mercado cubano en el futuro. Sin duda, se mantendrá activo en el mismo y además ayudará mucho a Cuba a mejorar su capacidad de negociación ante la MLB.

Como el convenio colectivo que la Asociación de Peloteros firmó con la MLB en 2016 limita el presupuesto que los equipos pueden utilizar para la firma de juadores internacionales, la NPB está en capacidad de competir por la firma de peloteros cubanos ya que ésta no posee las mismas limitaciones.

La preferencia de los jugadores de la isla, como lo acabamos de mencionar, siempre será irse a las mayores, incluso si les pagan menos que en Japón, pero al menos lo harán en mejores condiciones que si la NPB no estuviese involucrada en el proceso.

Si la MLB tuviese el monopolio del mercado, sólo pagaría lo mínimo necesario por firmar al talento cubano sabiendo que éste no tendría otra opción que aceptar su oferta. Sin embargo, como existe la alternativa de jugar en la NPB, que es una liga que a veces puede pagar mejores salarios, entonces la primera se verá obligada a tratar mejor a los antillanos.

El convenio laboral firmado en 2016 cambió las reglas para la firma de peloteros internacionales

Tal convenio divide al talento foráneo en dos grupos: los jugadores menores de 25 años con menos de 6 campañas profesionales en su liga local y los de al menos 25 años con al menos 6 temporadas profesionales en el circuito de su país.

Los primeros sólo podrán ser firmados como jugadores amateurs, lo que quiere decir que sólo podrán ganar el salario mínimo de 545 mil dólares al año y tendrán que disputar al menos 6 temporadas con su club antes de poder convertirse en agentes libres.

Para este grupo, el convenio establece un límite de dinero que puede ofrecerse como bono para la firma de esos jugadores, que en el mejor de los casos alcanza los 5 millones de dólares.

Los segundos, por ser considerados como profesionales, pueden firmar contratos garantizados por cualquier período de tiempo y cualquier monto que deseen, y además no están afectados por el límite de dinero que se puede ofrecer como bono por firmar.

Esto quiere decir que, hasta nuevo aviso, Japón tiene la ventaja sobre las firmas de peloteros cubanos que son menores de 25 años, ya que la NPB no impone ningún tipo de límites al monto de dinero que se puede utilizar para firmar al talento foráneo.

SoftBank le está pagando 5 millones de dólares al año a Alfredo Despaigne

Por lo tanto, un conjunto japonés puede firmar a un jugador antillano menor de 25 años por todo el tiempo que éste acepte y pagándole hasta 5 millones de dólares al año, más cualquier bono que considere apropiado. La MLB, en este momento, se prohíbe a sí misma hacer eso.

Con respecto a los jugadores de al menos 25 años y con 6 temporadas profesionales en su curriculum, entonces las Grandes Ligas sí tienen la ventaja porque sus clubes están en capacidad de pagarles salarios muy superiores a los 5 millones de dólares anuales.

La NPB ya tiene asegurada la participación del mejor talento cubano que todavía está disponible en la isla para la temporada 2019, empezando con Alfredo Despaigne, quien estará disputando su último año de contrato con los Halcones de SoftBank.

Adicionalmente, los lanzadores Ariel Miranda, Liván Moinelo y Raidel Martínez y el toletero Yurisbel Gracial también renovaron sus contratos con sus respectivos equipos, por lo que también verán acción en Japón en 2019.

Incluso jugadores que todavía están en desarrollo y que no han tenido la oportunidad de debutar en la máxima categoría de la NPB, como el lanzador/bateador Luis Oscar Colás y el receptor Ariel Martínez, ya tienen contratos asegurados para regresar a Japón en 2019.

Por lo tanto, el acuerdo MLB-Cuba no va a arrojar frutos destacados en su primer año de existencia, ya que las mejores opciones disponibles están todas comprometidas con Japón, pero a partir de 2020 las cosas sin duda cambiarán.

Despaigne, por ejemplo, nos confesó cuando lo entrevistamos que su sueño, al igual que el de cualquier otro pelotero profesional, es jugar en las Grandes Ligas, por lo que una vez que termine su contrato en Japón es probable que se vaya a las mayores, inclyuso si le pagan menos de los 5 millones anuales que está ganando actualmente.

No sabemos qué piensan Miranda, Moinelo, Martínez y Gracial, pero es probable que tarde o temporano sigan los pasos de Despaigne y se vayan a la Gran Carpa.

Por lo tanto, lo que probablemente nos deparará el futuro cercano es que Japón dominará el mercado cubano compuesto por jugadores menores de 25 años, mientras que la MLB controlará el grupo de jugadores de al menos 25 años.

Por supuesto, eso no quiere decir que las Grandes Ligas aceptarán ese escenario por siempre. Una vez que quede confirmado que la firmas que están haciendo en Cuba les están riendiendo los frutos esperados, éstas harán todo lo posible por sacar a Japón de ese mercado para que no interfiera en su proceso de adquisición de jugadores locales.

Y la manera más fácil de lograr eso es modificar los límites de los presupuestos para las firmas internacionales que en este momento reducen al mínimo el dinero que se puede invertir para adquirir al talento foráneo menor de 25 años.

Lamentablemente para la NPB, esto quiere decir que sus días de actividad en el mercado cubano están contados, a pesar de las grandes esperanzas que tenían para él en el futuro debido al grán éxito que ha tenido negociando con él desde 2014.

Yulieski Gourriel jugó en Japón en 2014 gracias al acuerdo NPB-Cuba

No debemos olvidar que gracias a su acuerdo con Cuba, Japón ha logrado traer a su liga desde ese año a jugadores del calibre de Frederich Cepeda, Yulieski Gourriel, Roel Santos y José Adolis García, además de los ya mencionados Despaigne, Miranda, Moinelo y Gracial.

Sin embargo, no hay que sentir lástima por la NPB, ya que ésta supo desde el principio que algún día la MLB llegaría a quitarle su fuente exclusiva de talento.

Desde su punto de vista, todo lo que ha ocurrido desde 2014 ha sido una ganancia enorme de la que podrá jactarse por siempre, ya que podrá decir con orgullo que por al menos 5 años superó a las Grandes Ligas en los que se refiere a la adquisición del mejor talento cubano.

Nada está decidido, por supuesto, ya que las cosas podrían cambiar en el futuro y terminar de alguna forma favoreciendo a Japón, pero incluso si eso nunca ocurre, la NPB siempre podrá mirar con orgullo al pasado y ver este período como uno de los más astutos y exitosos de su existencia como organización.

Advertisements