SNB 58: ¿Ética o campeonato?

Por: Boris Luis Cabrera

Muchos comentarios ha generado en la fanaticada beisbolera la decisión de algunos cuerpos de dirección de equipos clasificados de darles descanso a algunas figuras importantes en los últimos partidos o de congelar el ánimo de victorias de su escuadra con el fin de escoger rivales para los cruces de la post-temporada.

“La estrategia” es bien polémica teniendo en cuenta el impacto que esto genera en las aspiraciones de otros conjuntos envueltos en la clasificación, y saca a la luz el viejo axioma de “el fin justifica los medios”.

Enarbolando las banderas de la ética y el espectáculo, la gran fanaticada azul de los Industriales, exaltada y enojada por la eliminación de su equipo

–perjudicado por estas decisiones– ha salido a las redes con el ánimo de crucificar a estos directores, apedreándolos verbalmente sin piedad..

¿Es esto en realidad criticable, impugnable, reprochable, o censurable?

A raíz de estos acontecimientos he conversado con varios prestigiosos directores de equipos y las opiniones están divididas. Algunos justifican ese accionar, poniendo el objetivo o la meta del conjunto por encima de otros elementos.

“Yo también hubiera tratado de no cruzarme con los Industriales, estos sonmuy peligrosos en los play off y además, ya le habían ganado la Serie particular. No es lo mismo jugar estando clasificado, se toman decisiones diferentes según en el lugar que te encuentres”, me confesó una de las grandes glorias deportivas de nuestro país.

Otros, piensan totalmente diferente:

“Nunca se debe hacer eso, hay que respetar al público y al béisbol. Siempre hay que jugar para ganar. Te digo la verdad, yo nunca hice eso en mis tiempos de director”, me dice otra de las celebridades beisboleras.

Salimos en busca de los directores de Industriales y Sancti Spíritus, para conocer su opinión personal con respecto a estas estrategias de juego que de alguna manera influyeron en los resultados de ambos conjuntos.

Rey Vicente Anglada: “No sé lo que pasó allá, en realidad no me enfoco en lo que hacen los demás. La misión de nosotros era hacer nuestro trabajo, tratar de ganar todos los juegos que nos quedaban porque lo necesitábamos. Si no se pudo clasificar, pues no se pudo.

He oído lo que dicen los aficionados con respecto a eso, pero no soy quién para juzgar nada. Lo de nosotros es jugar nuestro béisbol y nunca hemos escogido rivales. El equipo en un momento determinado perdió algunos partidos que no se podían haber perdido y por eso no clasificamos”

José Raúl Delgado: “Los aficionados de la capital están comentando ciertas cosas, pero te digo que como mismo Las Tunas jugó contra Industriales, así jugó contra Sancti Spíritus. ¿Usted cree que esos juegos hayan sido un regalo solo para nosotros? Ahora todos hablan porque se trata del equipo de la capital. Cuando estuvimos al borde de la eliminación nadie habló.

Desgraciadamente le tocó irse a Industriales, por eso todos tienen cierta picazón con eso. ¿El único juego que decidía clasificación era Sancti Spíritus-Las Tunas? Parece que la gente no vio los otros desafíos. Hay mucha polémica con eso y todos querían que nosotros fuésemos los eliminados, que clasificara Industriales, pero ¿los otros equipos no juegan pelota? Se ha hablado mucho, hasta ciertos directivos han hablado cosas que no debían. Si hubiese sido Sancti Spíritus el eliminado no le hubiera interesado a nadie”.

¿Ética o campeonato? ¿Pudor o derrota? ¿Virtud o eliminación?
Lo cierto es que cada director de equipos sale todos los días al terreno de juego con una misión que cumplir, con un plan diseñado y lleno de estrategias para lograr sus objetivos, y con un mar de fanáticos detrás que clama por victorias y campeonatos.

Cierto es también que cada escuadra debe fraguarse su propio destino y alcanzar su meta con sus propios esfuerzos para no verse en situaciones incómodas donde su gloria y su salvación tengan que depender del amparo de otros.

Pongámonos por un minuto en la piel de los protagonistas ¿Qué haríamos nosotros? Nos vemos en el estadio.

Advertisements